HOME  



Amapola para Medicina
Introducción En 2005, El Consejo de Senlis realizó la primera investigación en Afganistán sobre un modelo afgano de Amapola para Medicinas. Los primeros resultados se hicieron públicos en la forma de un Estudio de Viabilidad, presentado en una conferencia en Kabul. Aprovechando esta base sólida de dos años de investigaciones en el terreno, El Consejo de Senlis ahora ha presentado su Informe Técnico Amapola para Medicinas que incluye las especificaciones técnicas y los detalles del modelo económico de la iniciativa.

krem aldara
Sprawdź!
http://chorobyweneryczne.com.pl/aldara/
Afganistán se enfrenta a una crisis de seguridad y de reconstrucción sin precedentes. Para la comunidad internacional, resolver la crisis del opio en Afganistán es el factor clave para lograr la estabilización, el desarrollo y la seguridad del país surasiático. Sin embargo, la implementación de estrategias antidrogas fracasadas como la erradicación forzada de la amapola por la comunidad internacional, liderada por los EEUU, ha agravado la situación de pobreza y seguridad. Cada vez más, dichos fracasos han puesto en tela de juicio la reconstrucción y el desarrollo de Afganistán. El resultado es que más agricultores que nunca dependen directamente del cultivo ilegal de la amapola. En el 2006, Afganistán produjo el 92% del opio del mundo, implicando directamente a más de 3 millones de afganos (al menos 13% de la población). Para el 2007, la ONU anticipa de nuevo un aumento del cultivo y la producción del opio.

Existe una solución económica viable a nivel de los pueblos. El modelo Amapola para Medicina combina los dos recursos más valiosos que existen en Afganistán al nivel local: el cultivo de la amapola y los sistemas eficaces de control local. Esta solución se base en el cultivo de amapola bajo licencia controlada para la producción de morfina dentro de los pueblos. Desde el 2005, el Consejo de Senlis investiga la situación en el terreno, presentando el modelo afgano de Amapola para Medicina como resultado de dos años de investigaciones. El objetivo del proyecto es la fiscalización del cultivo ilícito de la planta de una manera inmediata y sostenible por vía del desarrollo local de la infraestructura rural y la transición hacia una economía diversificada. El eje de este modelo consiste en que la amapola cultivada por los pueblos afganos es transformada en pastillas de morfina en los mismos pueblos.

Así, el proceso entero de producción – de la semilla hasta la pastilla – será controlado por la comunidad local apoyado por el gobierno y representantes de la comunidad internacional. El resultado es que los beneficios económicos generados por las ventas de las medicinas se quedan dentro de los pueblos donde la mayor parte del valor añadido está utilizado para ofrecer un sueldo competitivo a los agricultores y para estimular la diversificación de la economía local. Las medicinas producidas – siendo artículos de consumo internacional – también ayudarán al gobierno afgano para que se pueda integrar al mercado mundial. El Consejo de Senlis hace un llamamiento para que el gobierno afgano y la comunidad internacional implementen proyectos pilotos científicos para perfeccionar las medidas de control local y estudiar los efectos económicos que tiene el modelo Amapola para Medicina tanto como iniciativa en la lucha contra las drogas como estrategia para afrontar la pobreza y la insurgencia.
Las actuales políticas antidrogas están socavando la misión en Afganistán
Las políticas antidrogas actualmente implementadas en Afganistán para resolver la crisis de la amapola están minando la misión de la comunidad internacional para estabilizar al país. La situación de seguridad y de desarrollo no mejorará hasta que la comunidad internacional tome medidas positivas frente a la crisis del opio. Además, la misión para estabilizar Afganistán corre el riesgo de fracaso, lo que puede causar una situación en la que el país de nuevo se puede convertir en víctima del terrorismo internacional.

En particular, la erradicación forzada de la amapola está echando leña al fuego del apoyo popular para los Talibanes y una insurgencia creciente, comprometiendo tanto la seguridad de las tropas internacionales y su misión en Afganistán. Programas de desarrollo alternativo para encontrar cultivos alternativos tampoco han tenido suficiente éxito en las comunidades rurales del país.

Condyline 0,5% 3,5ml
Dowiedz się więcej!
http://chorobyweneryczne.com.pl/condyline/
La erradicación forzada y estrategias de desarrollo alternativo no logran proveer a los miles de agricultores con los recursos necesarios para dejar el cultivo ilícito de la amapola. Una reevaluación cuidadosa de las estrategias antidrogas en Afganistán es necesaria para enfrentar la producción ilegal del opio en el país.


Una estrategia antidroga comprobada e inmediatamente efectiva
Amapola para Medicina es una estrategia antidroga que ha sido exitosamente implementada en muchos países. Consiste en fomentar el cultivo controlado de la amapola bajo licencia con el fin de producir medicamentos como la morfina, mientras que el cultivo ilegal seguirá juzgado como una actividad criminal.

Proyectos de Amapola para Medicina fueron establecidos en Turquía y la India en los años 1970 con el respaldo de los EEUU y de la ONU, como medidas de romper los lazos que vinculaban los agricultores con el mercado ilegal de heroína, sin recurrir a una erradicación forzada. Dentro de cuatro años, esta estrategia ayudó a poner la crisis ilegal de la amapola bajo control efectivo.


Un modelo basado en los pueblos afganos para la producción de medicamentos y el desarrollo económico
Al transformar amapola en medicamentos directamente en los pueblos afganas, el proceso de la producción entero podría ser controlado de dos maneras distintas. En primer lugar, se puede controlar el cultivo al nivel de los pueblos por instituciones tradicionales como el Shura que existen desde hace siglos. En segundo lugar, los pueblos, apoyados por funcionarios del estado y entes internacionales, vigilarán el entero proceso de producción, de la semilla hasta la pastilla de la medicina. La exportación directa de las pastillas mismas, de los pueblos hacia Kabul y los mercados internacionales es mucho más seguro que el transporte de la materia prima – el opio.
La producción local de las medicinas también significa que la mayor parte del valor económico se queda en las comunidades rurales que benefician de las ganancias a través de la diversificación obligatoria de las actividades económicas. De este modo, no solo los agricultores con licencia benefician del proyecto pero también otras personas que ahora tienen que trabajar en la economía ilegal como intermediarios, pequeños traficantes y jefes locales. Produciendo medicinas esenciales de consumo internacional, proyectos de Amapola para Medicina ayudarán igualmente al gobierno central.

Operados por los pueblos, los modelos de control de la amapola – creando empleo y sustentos estables – tendrán un efecto positivo hacia las regiones cercanas, en términos de seguridad y de desarrollo económico. Esta difusión por lo tanto respaldaría la misión de las tropas internacionales en Afganistán.


Un modelo de Amapola para Medicina adaptable a condiciones locales
Amapola para Medicina está basado en sistemas de control local, comprobados por investigaciones sociológicas y criminológicas en el terreno llevadas a cabo en los últimos años. Este modelo tiene como ventaja que es fácilmente aplicable a circunstancias específicas en regiones distintas de Afganistán.


Una solución afgana para la crisis mundial de analgésicos
Dada la demanda creciente para analgésicos esenciales como la morfina, Afganistán se encuentra en una posición ideal para hacer frente al déficit substancial en el mercado internacional de analgésicos.

Exportadas dentro de un marco comercial de los pueblos afganos al mercado domestico e internacional, la morfina afgana podría satisfacer en gran parte la demanda mundial para analgésicos. Según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), cuya misión es garantizar la oferta de morfina con fines médicos y científicos,ochenta por ciento de la población mundial, incluso Afganistán, enfrenta una escasez aguda de analgésicos.

Al facilitar la producción y promoción de una marca humanitaria de morfina afgana, la comunidad internacional puede demostrar que países en situaciones posconflictos tienen el potencial de diversificar su economía y llegar a ser actores importantes en el comercio internacional.


Proyectos pilotos requeridos para la próxima temporada de plantación
Para poner a prueba el modelo local de Amapola para Medicina, hacen falta proyectos pilotos durante la próxima temporada de plantación. Estos proyectos científicos definirán los parámetros precisos de dichos proyectos en diferentes regiones.

Download the Amapola para Medicina pdf here

Poppy For Medicine

Pavot Pour Medicaments

Papaveri per Medicine

Мак Для Медицины в Афганистане